Muerte bondadosa

Por Luis Adán Castellanos Trujillo

Evidentemente te necesito;
aunque intentes convencerme
de que, sin ti, no pasará nada.

Yo confirmo a diario lo que te digo,
con palabras, con actos,
con lo que mis manos recogen
cuando te apareces sobre mi almohada.

Y no quiero no decir lo que siento,
porque retener tanto es tan duro,
que el mismísimo confinamiento
parece solo una broma pesada.

Así que, déjame abrazarte,
sentir tus labios,
tocar tu cuerpo,
mirar tu cara.

Porque, de todos modos,
estamos destinados a irnos y, sin embargo,
si durante el proceso me encuentro contigo,
da por seguro que mi muerte la recibiré
como bondadosa gracia.

Ilustración: Laura
ILUSTRACIÓN:
LAURA Y.
Acerca del autor
Luis Adán Castellanos Trujillo (Santiago Tenango, Oaxaca, 1984). Ingeniero Topógrafo y Geodesta por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Su profesión lo ha llevado a recorrer paisajes que lo invitan a escribir y recrear panoramas de la naturaleza, del ser, de su alma. Aunque ha escrito desde su adolescencia, este es su primer escrito público.