Indeleble

Por Antonio Di Bianco

Indeleble tu alma
en mi corazón,
Inigualables esas sonrisas
que llegaban derechos a mi esencia.
Intrínsecamente infinitos
y misteriosamente sin límites
nuestro hilo rojo.
Inmensamente enredado
y luego de nuevo desenredado de la noche a la mañana.
Escucho la voz que he buscado en los vacíos.
Por muchos años,
no entendí qué es el amor.
Aún no aprendí.
Cercanos, indivisibles, lejanos,
pero siempre en todos lados,
me agarro a voces y ojos
para volverte a ver,
pero no son nunca los tuyos.
Infinitamente te he regalado todo de mí,
Escurridizo e indeleble,
el amor que siento por ti,
que ha destapado cada defensa
porque me he enamorado perdidamente de tu alma.
Indelebles,
los días que te he dedicado con todo mi ser.
No he escatimado esfuerzos.
Todo lo que he hecho ha sido espontáneo,
en la historia que me ha cambiado la vida.
En el misterio de tu voz,
Que había ya escuchado antes de conocerte.
Y que supe siempre calmarme.

Si hubiera un modo de explicar,
las energías universales,
que hacen explotar
esta luz que viene del alma
cuando te siento cerca.
Maravillosamente
apoderado por el eterno estupor,
te hubiera regalado mi vida.
No sé qué es el verdadero amor,
aún no aprendí
pero soy fuerte amándote.
Más fuerte que el tiempo,
de las circunstancias,
y de los lugares.
Sólido e indivisible.
El amor es indeleble.

Ilustración: Sol R.
ILUSTRACIÓN:
SOL RODRIGUEZ