Nosotros

Interliteraria: como indica el prefijo, más que poseer significado, es un signo, una señal de cruces y encuentros de ideas: tránsito neurálgico de una perspectiva a otra. Germinó en el Ateneo Nacional de la Juventud A. C., pero, vio la luz gracias a una pléyade de jóvenes que provienen de diferentes latitudes y que, sin pedir nada a cambio, salvo libertad, decidieron crear este espacio común. La revista no le pertenece a un grupo: tenemos la esperanza de que sea el espacio de una generación, dispuesta a tender puentes de entendimiento intergeneracionales

No enarbolamos dogmas, pero sí principios: seremos intolerantes con la intolerancia, apoyamos la democratización del conocimiento, nos oponemos a las falsas etiquetas: alta cultura, literatura de minorías, cultos/incultos; no creemos en torres de marfil, sino en el compromiso con quienes padecen las injusticias sociales, empero, sin sacrificar la libertad, o, lo que es lo mismo, el arte. En nuestras páginas siempre habrá espacio para las reflexiones sobre los temas de nuestro tiempo, pues estamos seguros: hay que criticar el mundo existente, para imaginar uno mejor y construirlo.

El nombre de cada sección de la revista se inspira en los miembros del Ateneo de la Juventud, de 1909. No para revivir el mito que envuelve a este grupo de jóvenes intelectuales, sino porque aspiramos, como ellos, a crear una obra cultural que trascienda el ámbito personal, para que rinda frutos colectivos. Pero no arrastramos los errores del pasado. Uno de ellos: la invisibilización de las mujeres dentro de los circuitos culturales. Por eso, bautizamos con el nombre de María Enriqueta Camarillo a nuestra sección de poesía: ¿homenaje? No: justicia. Ella participó en el Ateneo de la Juventud y fue nominada al Premio Nobel de Literatura. Pero sufre el más triste olvido. Así, María Enriqueta no es un símbolo entre estas páginas, sino la viva muestra de que nunca más aceptaremos la cultura sin mujeres.

En este número inaugural, cada sección se compone de dos textos de naturaleza distinta. El primero funge como Presentación: busca definir qué entenderemos (o mejor dicho, que buscamos) por ensayo, reseña, microcuento, etc. Siendo así, lejos del espíritu formalista y burocrático, dichas presentaciones no son un mero “Bienvenidos”, sino un intento de redefinición disruptiva: pugnamos por liberar a cada sección de sus prejuicios, y, principalmente, por caminar en la construcción de su identidad. Sí tal aspiración se logró o no, eso lo dejamos a juicio del lector. De lo que no podría acusarse, sin embargo, es de falta de intención o de pecar de un espíritu burocrático en una revista literaria. El segundo texto de cada sección es ya el inicio de esta aventura…

//Inters//, como las identidades y las categorías, son aquellas variantes lingüísticas que no pertenecen ni a Dios, ni al Diablo. Espacios desmembradxs de un establecimiento determinado: ni doxas ni epistemes; ni sexuadxs ni genéricxs; ni contingentes ni necesarixs; ni femeninxs ni masculinxs. Aquellxs sustraídas de los espacios compartidos. Si la cartografía de las palabras revela diagramas de Venn, //Inters// son lxs habitantxs de las superposiciones más abultadxs: medio parafísicxs, medio materialxs, medio ideales, medio ecológicxs o medio mercantilistas. Circunscripciones no territorializadxs, no delimitadxs, carentes de frontera o ley. Así, //Inters// -es _ son- demarcación, actividad y habitación. Como la viruela, que se propaga subrepticiamente en gotas de saliva, //Inters// se esparce clandestinamente, infestando los cuerpos de forma más efectiva que el cándido de Eros.

//Inters// forma ¨literaria¨. Hábitat establecido entre la tensión de la ecolalia, la alucinación, el delirio, el afecto, el padecimiento, la tekhné y la literatura. Múltiple y singular, esparcidxs entre las sombras, irreductible a posiciones politiqueras. “Literaria” es el golpe de frío ante una experiencia cumbre que se relata: un beso rebelde, una caricia insurgente, un susurro indisciplinado: el establecimiento de una ruptura contundente a los esquemas establecidos de las manadas hegemónicas por medios mundanos. //Interliteraria¨ incomoda y edifica. Irrumpe. Disrumpe. Interrumpe. Salta al ojo como imaginería realista que zarandea el canon murmurando: xXx 83 4&!_!1 ¡3 4/°I-!-3 xXx Es mi bvos que /(no)/ ma du ra


©2020 Interliteraria Theme. Derechos reservados
Diseñado smallor Interliteraria.com